Contenido:

Castillo de Neuschwanstein

Sala de los Cantores

 

Imagen: Sala de los Cantores

La Sala de los Cantores fue el proyecto predilecto del rey y, junto a la Sala del Trono, era la principal estancia del Castillo. Abarca todo el cuarto piso de la parte este del palacio. En ella se han unido dos estancias históricas del Castillo de Wartburg: el Salón de Fiestas y la Sala de los Cantores. En la Sala de los Cantores de Wartburg supuestamente tuvo lugar el famoso torneo de cantores, tema tratado también en la ópera "Tannhäuser" de Richard Wagner. Luis II visitó el Castillo de Wartburg en el año 1867 a instancias de Wagner.

 

Imagen: Pintura mural "Lucha de Parsifal con el caballero rojo"

Lucha de Parsifal con el caballero rojo.
Pintura mural de la Sala de los
Cantores, August Spiess, 1883/84

En la parte estrecha oeste se encuentra la tribuna de los cantores, separada del resto por medio de tres arcos con columnas; en la parte superior hay una pequeña tribuna más pequeña. En el programa de las pinturas de la sala no predomina la competición de los cantores, sino que se centra en la saga de Parsifal y el Santo Grial. La tribuna inferior en forma de escenario está decorada con un bosque, el bosque sagrado del Castillo del Grial. El hijo de Parsifal es Lohengrin, el caballero cisne, con el que se cierra la serie de pinturas. El artesonado, de gran altura, reproduce los signos del zodiaco.

En esta sala nunca tuvieron lugar grandes banquetes o conciertos de música: Luis II creó aquí un monumento a la cultura caballeresca medieval y al mundo de las sagas. Tannhäuser, Parsifal y Lohengrin fueron figuras con las que el rey se identificaba ya desde su juventud.

En la parte larga norte se montó una tribuna. Sus ménsulas muestran a Flayetanis y Kyot, redactor y traductor respectivamente de la saga del Grial. El muro portante de la tribuna separa un pasillo cuyo artesonado polícromo muestra cintas con los nombres de los minnesänger, o trovadores. En el muro de las ventanas situado enfrente, las ménsulas talladas portan adornos figurados y simbólicos relacionados con la saga de Parsifal: por ejemplo, el Lucifer alado, que en su caída pierde una piedra preciosa de su corona, de la cual posteriormente se fabricará el Santo Grial.


| subir |