Contenido:

Orígenes

Las sagas: Parsifal

La pintura mural de la Sala de los Cantores presenta escenas de la Saga de Parsifal, la cual continuará en la Saga de Lohengrin.

 

 

Imagen: Pintura mural "Parsifal en Amfortas"

Parsifal en Amfortas en el castillo del grial.
Pintura mural de la Sala de los Cantores, August Spiess, 1883/84

La reina Herzeleide, tras la muerte de su esposo Gamuret, educa en soledad a su hijo Parsifal. Después de haber visto caballeros por primera vez en su vida, Parsifal parte hacia la legendaria corte del rey Arturo. Allí, se encuentra al rey de Cumberland, el Caballero Rojo, al que da muerte con su lanza infantil. Con la armadura de éste supera otras aventuras y desposa a la reina Condwiramurs.

Durante un viaje a casa de su madre, Parsifal es acogido por el enfermo rey Amfortas en el castillo del Grial Montsalvat; en el transcurso del banquete ve el milagroso Grial. La esperanza de los caballeros del Grial, de que Amfortas sea librado de su enfermedad gracias a Parsifal, no se cumple, ya que éste omite preguntar por la enfermedad del rey. Por la noche Parsifal se verá atormentado por sueños terribles y al día siguiente, entre insultos, es expulsado del castillo. Marchará sin descanso de país en país; una mañana de Viernes Santo el ermitaño Trevrezent le cuenta el secreto del Grial. Siguiendo con su cabalgar se topa con Gawan, el más fuerte de los caballeros de la tabla redonda de Arturo, al cual vence sin haber reconocido. Con la ayuda de la bruja Kundry logra volver al castillo del Grial Montsalvat, donde le esperan su esposa Condwiramurs y su hijo Lohengrin. En Montsalvat libera a Amfortas por medio de la compasiva pregunta, convirtiéndose en el rey del Grial.

| subir |


 
Al continuar con la navegación por nuestro portal, Vd. acepta nuestra política de cookies. Más información sobre protección de datos