Contenido:

Castillo de Neuschwanstein

Sala del Trono

 

Imagen: Sala del Trono

La lujosa sala que transmite la sensación de lugar sagrado, y tiene una enorme corona de iluminación de cuatro metros de altura, abarca el tercer y cuarto piso y toda la parte oeste del palacio.

Además de las iglesias bizantinas, principalmente sirvió de modelo la iglesia de la corte de Todos los Santos de Múnich. En el ábside norte – en lugar del altar – debía situarse un trono, que tras la muerte del rey ya no llegaría a realizarse.

 

Esta conjunción de iglesia y sala del trono ilustra el concepto de monarca que poseía Luis II: éste se veía a sí mismo no sólo como rey por la gracia de Dios, sino también como mediador entre Dios y el mundo en general. Esta idea también se encuentra reflejada en la cúpula estrellada y en el mosaico del suelo que ella cubre, donde se representa la Tierra con sus plantas y animales.

Bajo la cúpula se pueden ver a algunos representantes de imperios precristianos. Las pinturas de la zona del ábside muestran a Cristo, a los doce Apóstoles y a seis reyes santos, y las pinturas murales presentan hechos de los reyes y de otros santos. La Sala del Trono, sin embargo, no estaba destinada para actos oficiales. Es una plasmación de la reivindicación de Luis II al trono.



 
mostrar contenido
ocultar contenido
Aumentar los contrastes
Usar la vista estándar